Así fue el Cullera Marítim Festival 2018

El 7 de abril, con motivo de las Fiestas Mayores de Cullera, se celebró en esta localidad la tercera edición del Cullera Marítim Festival, un festival que año a año va ganando relevancia gracias al cartel que ofrece. ¿Quieres saber cómo fue? Si te van los festivales sigue leyendo para enterarte de todo:

Cullera Maritim Festival

El Cullera Marítim Festival nació en 2016. Entre sus objetivos está el de promocionar la música en valenciano para que esta lengua llegue a los jóvenes, por lo que los grupos que han ido asistiendo a las diferentes ediciones han sido valencianos o catalanes. Este año, la entrada costaba 9€, un precio muy competitivo teniendo en cuenta la duración, el número de grupos y la calidad de estos.

Debido a la previsión de lluvia, se instaló una carpa para que el festival se pudiera realizar pasara lo que pasara, un acierto, ya que aunque no fue durante toda la noche, la lluvia y el viento estuvieron presentes. Asimismo, se contaba con un espacio destinado a personas discapacitadas, para que todos pudieran disfrutar del concierto.

El festival comenzó de forma puntual a las once de la noche. El primero en subir al escenario fue Frida, el grupo ganador del concurso Sona la Dipu 2017. Esta banda se originó en la ciudad de Valencia y su estilo es el hip hop. Está formado por ocho integrantes, siete chicos y una chica, una de las voces principales.

Frida en concierto, Cullera

Al principio la carpa todavía estaba medio vacía, pero conforme fue avanzando el espectáculo de Frida se fue llenando. Entre los diferentes mensajes que mandaron, destaca el de apoyo a los refugiados.

El segundo grupo que actuó fue Mafalda, también de Valencia y con un estilo muy particular que combina diferentes tipos de música: el ska, el reggae, el funk y el hardcore. Las tres voces principales son Marcos, Vera y Bárbara. Eran bastante las caras pintadas que había entre el público imitando la forma que tienen algunos integrantes del grupo en salir a actuar.

Mafalda en concierto, Cullera

Con ellos la carpa ya estuvo llena. Tampoco faltó su apoyo a los refugiados, así como a los jóvenes presos por el caso de Alsasua. No obstante, el mensaje que más me sorprendió fue el de Vera, que al principio del concierto pidió que, aun a sabiendas de que era una fiesta, se respetara el espacio de todas las personas que disfrutaban del concierto. Es un mensaje que nunca había oído en un festival de música y que sin embargo está cargado de razón.

Mafalda es un grupo que canta tanto en castellano como en valenciano (e incluso tienen alguna canción en euskera) y sus canciones están cargadas de lucha feminista y de igualdad, contra los abusos del poder y la discriminación. De ahí que ellos mismos describan sus canciones como música combativa. Es uno de mis grupos favoritos, ya que en mi opinión son originales musicalmente, sus canciones son de gran calidad y aprovechan su voz para llamar a la gente a pelear por sus derechos y decir verdades incómodas a las que muchas personas prefieren hacer oídos sordos.

No obstante, las estrellas de la noche fueron Txarango. Desde el momento en el que colgaron su pancarta tras el escenario, el público ya se vino arriba. Txarango es un grupo de Barcelona que en ocho años de trayectoria se ha convertido en todo un referente. Incluso han creado su propio festival: Clownia.

Txarango en concierto, Cullera

Su actuación fue la más larga, aunque el público no decayó en ningún momento. Su cantante, Alguer Miquel, quiso mandarle su apoyo a los políticos encarcelados por todo lo acontecido en Cataluña. Además, explicó que Txarango tan sólo quiere defender la libertad de opinión y de decisión.

Por último actuó VaDeBo, un grupo formado por ocho chicos valencianos que fusionan el rock con el reggae y el hip hop. Su interpretación se englobó dentro de su gira de presentación de su nuevo disco: La Por.

Vadebo Cullera Maritim Festival

Su carrera musical ha ido bastante rápido, ya que este nuevo disco ya es el quinto, cuando la banda se formó en 2013, y además ya han actuado en más de 120 conciertos.

Su sonido se diferencia del de la mayoría de grupos y se caracteriza por ser más eléctrico, ya que entre ellos encontramos a un dj. Aunque el ambiente estuvo un poco más calmado que con Txarango, la mayoría de los asistentes aguantaron hasta el final para disfrutar también de estos músicos.

 

Para mí fue un evento muy positivo: grandes grupos, buen ambiente, buena organización y un precio muy asequible. Sin duda, si sigue así al año que viene repetiremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *