post

8 excursiones de un día desde Praga

Praga es una ciudad preciosa y fascinante, pero si vas a pasar en ella más de tres días, te recomiendo que inviertas un día en hacer alguna escapada por República Checa para conocer mejor el país y constatar que más allá de Praga hay mucho que merece la pena visitar. Estas son las excursiones que puedes hacer en un mismo día desde Praga:

1. Cesky Krumlov

Es uno de los pueblos más visitados de República Checa. Si en Praga encontramos el castillo más grande del mundo, aquí se halla el segundo más grande del país. Pero además de su castillo, en Cesky Krumlov verás unas callecitas que parecen de cuento de hadas y unas vistas realmente bonitas.

La mejor forma de llegar hasta aquí es a través de los autobuses de RegioJet, que tienen buen precio, son cómodos, cuentan con baño y ofrecen café y chocolate gratis. De todas formas, en el siguiente artículo encontrarás información más completa sobre cómo llegar a Cesky Krumlov: Cómo ir de Praga a Cesky Krumlov.

Eso sí, está bastante alejado de Praga (cuesta más de dos horas y media llegar) y es un pueblo pequeño que en un día se ve de sobra, así que si no te apetece hacer muchos kilómetros es mejor que optes por otro destino.

 

2. Karlovy Vary

La alternativa a Cesky Krumlov si quieres ir a un sitio un poco más cerca. Karlovy Vary es una ciudad balneario enclavada en medio de la naturaleza cuyas calles también tienen mucho encanto. Además de pasear por ellas, también puedes probar el agua caliente de propiedades curativas que fluye de sus fuentes, o incluso irte de balneario.

Hasta aquí también llegan los autobuses de RegioJet, que son la opción más rápida (tarda unas dos horas), directa y barata, si no cuentas con tu propio vehículo. Si quieres más información sobre esta población, puedes acceder a ella haciendo clic aquí.

 

3. Pilsen

Pilsen no es un pueblo tan encantador como Karlovy Vary y Cesky Krumlov, pero también tiene algunos rincones bonitos como su plaza principal: Náměstí Republiky. No obstante, este destino se lo recomiendo a los más cerveceros. ¿No te suena la palabra Pilsen? La encontrarás inscrita en la gran mayoría de cervezas que tienes en la nevera.

Esto se debe a que aquí se inventó el método de elaboración de cerveza que más se utiliza en todo el mundo. Esto fue en la fábrica de cerveza Pilsner Urquell, cuyo interior se puede ver en una visita guiada muy entretenida en la que al final te dan a probar cerveza sin filtrar de sus propias bodegas.

Una vez más, la mejor opción para venir hasta aquí es con los autobuses de RegioJet. Pilsen está a tan solo 100 kilómetros de Praga, por lo que en más o menos a una hora y media se ha llegado.

 

4. Karlstein

República Checa es tierra de castillos y uno de los más populares es Karlstein. Está a solo 34 km de Praga y, en este caso, la mejor opción es ir en tren, que te lleva en 40 minutos. Es una fortaleza bastante impresionante con un bonito entorno a la que para llegar hay que subir una pendiente muy pronunciada.

El interior del castillo no es tan espectacular, está prácticamente vacío, y para acceder a él se debe hacer con una visita guiada que cuesta unas 260 coronas checas, alrededor de 10€. La verdad es que quizá no merece tanto la pena su interior, pero ya que estás, es una forma de completar la visita y conocer mejor la historia del castillo.

 

5. Kutná Hora

En Kutná Hora se encuentra uno de los lugares más macabros que he visto en mi vida: la Capilla de los Huesos. Una capilla que guarda en su interior más de 40.000 esqueletos con los que se han elaborado diferentes figuras como escudos, una lampara…

Aparte de este tenebroso punto, Kutná Hora es un pueblo interesante con un pequeño casco antiguo y una enorme Catedral. Esta opción está a unos 80 km de Praga y se tiene que ir en tren, que tarda alrededor de una hora y cuarto.

 

6. Terezín

En República Checa también hubo un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. A día de hoy se conserva realmente bien y está abierto al público. Este se localiza en Terezín y lo curioso es que, además del campo de concentración en sí, el pueblo se convirtió en un auténtico gueto y en la actualidad se conservan algunas partes de él.

Es una visita muy distinta a las demás. No esperes ver nada bonito y alegre, pero cuenta una parte importante de la historia, por lo que si estás interesado en este tema, es una excursión realmente interesante. Terezin está a 69 km de Praga y se tiene que ir en autobús de línea o en excursión privada. En este artículo te lo explico mejor: Qué ver en Terezin: visitar el campo de concentración por tu cuenta.

 

7. Liberec

Liberec está en el norte del país y, aunque es una zona menos popularizada entre los turistas que visitan la capital checa, también puede resultar bastante interesante. Yo pasé en ella un fin de semana, pero también se puede ir y volver en un día a través de los buses de la compañía RegioJet, que tardan en hacer el recorrido menos de dos horas.

En Liberec verás algunos edificos históricos y partes bonitas, como su plaza principal. Pero además, merece la pena ir hasta Jested, un pico montañoso ubicado a 1.012 m al que se sube en funicular y en el que hay una singular torre que funciona como hotel y cafetería.

 

8. La Suiza Bohemia

República Checa, además de patrimonio, también tiene una naturaleza realmente bonita. Uno de los lugares más destacados es el Parque Natural de la Suiza Bohemia, donde entre preciosos paisajes se halla el Pravčická Brána, el arco natural más grande de Europa.

Esta zona hay que recorrerla o bien en tu propio vehículo o en una excursión organizada como la que tienes a continuación, que también te incluye en la misma visita la parte alemana del parque, un pueblo llamado Hřensko y un paseo en barco.

 

Artículos relacionados

2 thoughts on “8 excursiones de un día desde Praga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.