Florencia en dos días: qué ver, dónde comer y consejos

por Eva

Aunque una ciudad tan rica en patrimonio e historia como Florencia es imposible verla al completo en poco tiempo, dos días son una buena cifra para visitar sus principales atractivos y hacerse una idea de cómo es Florencia. En este artículo te explico cómo fue nuestra ruta de dos días en la ciudad y te doy varios consejos para que le saques el máximo provecho al tiempo en este interesante destino.

 

1. Primer día

Nosotros llegamos la noche de antes a Florencia, así que teníamos dos días completos para ver la ciudad. La primera mañana la dedicamos a callejear tranquilamente para tener un primer contacto con ella. Nuestro apartamento estaba al lado de la Iglesia de Santa Croce, por lo que desde ella fuimos recorriendo la Piazza della Signoria (donde está el Palacio Veccio y una gran cantidad de esculturas), la Plaza del Duomo y la Plaza de Santa Maria Novella.

Muy cerca de ella entramos a visitar la Farmacia de Santa Maria Novella, una histórica farmacia que abrió sus puertas en 1612. No es un local cualquiera, es un conjunto de habitaciones en las que a día de hoy venden jabones, perfumes, tés… Puedes entrar libremente a visitarla, verás que dentro hay bastantes turistas curiosos, e incluso cuentan con unas hojas en las que te explican la historia de este negocio.

De allí y paseando por la orilla del río fuimos a recoger la comida a un bar de bocadillos que nos habían recomendado. Se llama All’antico Vinaio y está muy cerca de la Piazza della Signoria, concretamente en la Via dei Neri, 76 (tienen dos locales en la misma calle). Este local ofrece bocadillos para llevar de diferentes ingredientes por 5€.

Está realmente de moda y eso lo verás antes de llegar, pues las calles colindantes suelen estar llenas de gente sentada comiéndose uno de sus bocadillos. También lo comprobarás por la cola que se forma, pero afortunadamente va bastante rápida. La verdad es que los bocadillos están bastante buenos y es una buena opción para comer algo rápido y barato.

Después de comer nos dirigimos de nuevo a la Catedral para subir a la Cúpula de Brunelleschi. Es muy importante que vayas con tus entradas ya reservadas, en este caso, porque para esta actividad se necesita reservar un día y hora determinados. Nosotros lo reservamos a través de Musement, donde cogimos una entrada combinado que nos permitió ver este y el resto de atracciones de la catedral bajo un mismo precio.

Subiendo a la Cúpula de la Catedral tendrás vistas del interior de la catedral desde las alturas. De este modo, ya no hace falta que hagas la cola que hay para poder entrar a la catedral, ya que está prácticamente vacía, todas sus obras de arte se encuentran en el Museo dell ‘Opera del Duomo (Museo de la Obra del Duomo).

La siguiente parada de la tarde fue la Galería Uffizi. De nuevo íbamos con la entrada ya sacada a través de Musement, un pack que te permite ver estas galerías, el Palacio Pitti y los Jardines de Bóboli bajo un mismo precio y en 72 horas. Verás que la cola que te ahorras por ir con la entrada ya lista no es moco de pavo, puedes tirarte perfectamente dos o tres horas para conseguir el ticket presencialmente.

Tras visitar la Galería Uffizi, donde se encuentran algunas obras de arte destacadas como El nacimiento de Venus y La Primavera, ambos de Boticcelli, o la Cabeza de Medusa de Caravaggio, nos fuimos a descansar a nuestro apartamento. Para cenar, nos dirigimos al Mercado Central, un gran espacio rehabilitado en el que encontrarás decenas de restaurantes de diferentes tipos y precios. Allí, eliges y pagas la comida que más te guste, te sientas en una de las grandes mesas del mercado, y un camarero vendrá para tomarte nota y cobrarte la bebida.

Para terminar el día, fuimos a probar uno de los helados más famosos de Florencia: el de la Gelateria La Carraia. De nuevo, nos encontramos con una buena cola de gente, y eso que este establecimiento no está realmente céntrico. No obstante, la cola iba también bastante rápida. Si quieres probar sus helados, deberás dirigirte a la Piazza Nazario Sauro, 25/r, al otro lado del río, a 600 m del Ponte Veccio (de cuyas vistas nocturnas disfrutamos desde el Ponte Santa Trinita, a medio camino entre ambos).

 

2. Segundo día

Nuestra primera actividad de la mañana fue dirigirnos a la Galería de la Academia para poder vislumbrar con nuestros propios ojos al David de Miguel Ángel. Lo hicimos a través de una visita guiada para conocer mejor la historia del museo y todas las curiosidades en torno al David y a su escultor Miguel Ángel, y la verdad es que así sentí que la visita fue mucho más enriquecedora.

Tras esto, subimos al Campanile de Giotto y visitamos el Museo de la Obra del Duomo, que también se incluyen en la entrada combinada de la catedral. Nuestra idea era también visitar el interior del Baptisterio y de la Cripta, pero esa mañana estaban cerradas por una especie de encuentro privado de la Iglesia. Por cierto, no te vayas del Museo de la Catedral sin subir a la terraza, tendrás unas vistas privilegiadas y muy tranquilas de la Cúpula de Brunelleschi.

Después de comer cruzamos el Ponte Vecchio para visitar el Palacio Pitti y sus jardines. De los Jardines de Bóboli solo vimos lo principal, ya que estábamos realmente cansados de todo el día caminando y son unos jardines realmente gigantes. Tras ello, volvimos a cruzar el Ponte Vecchio y fuimos a hacerle una visita a la popular Fontana del Porcellino.

Según la tradición, aquí tienes que acariciar el morro del porcellino o cerdo e insertar una moneda en su boca, de la que sale el agua de la fuente. Si al caer la moneda entra dentro de la rejilla, significa que volverás a la ciudad, y si cae fuera, que no tendrás esa suerte (la mía cayo fuera, pero pienso desafiar esta creencia).

Después de un pequeño descanso, volvimos a la Plaza del Duomo para contemplar la impresionante catedral de noche y nos fuimos a cenar una buena pizza. Nosotros al día siguiente partimos con nuestro coche para Cinque Terre, por lo que aprovechamos para subir en nuestro vehículo hasta el Mirador de Miguel Ángel. Si vosotros no tenéis esa mañana extra, os recomiendo que intentéis ir dentro de los dos días, siendo el mejor momento el atardecer. Eso sí, haceos a la idea de que va a estar lleno de gente y de que no está muy cerca del centro y hay que subir una buena cuesta o coger transporte público.

 

3. Sugerencias y consejos

Aquí os resumo las recomendaciones que os hago para disfrutar lo máximo posible de Florencia, aprovechar bien el tiempo en ella y no sufrir ningún imprevisto. Pero si tienes más dudas, puedes dejármelas en comentarios y te contestaré a la mayor brevedad posible.

 

3.1 Entradas a los diferentes atractivos

Estas son las entradas que nosotros adquirimos a través de Musement para visitar los principales atractivos de Florencia. Sean cuáles sean los que queráis visitar, os lo remarco: id con las entradas ya compradas previamente u os tocará pasar horas y horas haciendo cola (y en cuanto al precio, cuestan lo mismo):

Recuerda que la mayoría de los museos como la Galería Uffizi, el Palacio Pitti y la Galería de la Academia permanecen cerrados los lunes. Para entrar a la catedral y sus diferentes partes no se pueden llevar los hombros descubiertos o pantalones/faldas muy cortas. Por ello, en verano, lo mejor es llevar un pañuelo para taparte en el momento de entrar. Por otro lado, el horario para subir a la Cúpula del Duomo suele terminar antes los domingos.

 

3.2 Dónde comer

Estos son los restaurantes y heladerías que nosotros probamos y os recomendamos:

  • All’antico Vinaio, Via dei Neri, 76. Local de bocadillos para llevar por 5€.
  • Mercato Centrale, Piazza del Mercato Centrale. Espacio con decenas de ofertas gastronómicas de todo el mundo y a diferentes precios, en los que compartes anchas mesas. Para algo más tranquilo e íntimo, también cuenta con un restaurante en su planta superior.
  • Bistecceria Santa Croce, Via Largo Piero Bargellini, 2. Cuenta con un menú a buen precio para probar el típico bisteq a la Fiorentina. También tiene una buena carta de pasta y otros platos típicos.
  • Gelateria La Carraia, Piazza Nazario Sauro, 25/r. Uno de los helados más populares de la ciudad. Están muy sabrosos y tienen un buen precio.
 

3.3 Llegar en coche y aparcar en Florencia

Como gran parte de las ciudades italianas, el centro de Florencia es una zona ZTL, es decir, de tráfico restringido solo para residentes. El casco antiguo es la zona más restrictiva, está prohibido pasar a ella. Hay unos semáforos que están en rojo para indicarte que no está permitido y se ponen en verde cuando sí que lo está (por ejemplo, las noches de invierno). Ten cuidado, porque la multa por saltarse está prohibición es muy sustanciosa.

Además, en todo los alrededores del casco antiguo, el aparcamiento está reservado solo para residentes, aunque haya zona azul (o al menos, eso es lo que nosotros entendimos, hay poca información y está en italiano). Por ello, lo mejor es que al llegar guardes el coche en un parking y no lo utilices durante tu estancia en Florencia. El que os recomendamos por su tarifa diaria y gran número de plazas es el Parcheggio Parterre, en Via del Ponte Rosso, 4. El primer día cuesta 10€, el segundo 15€ y el tercero y sucesivos 20€.

 

3.4 ¿Son suficientes dos días para ver Florencia?

Diría que es lo mínimo para ver Florencia. Dos días completos dan para conocer buena parte de la ciudad si se va a buen ritmo y no te importa caminar mucho. Eso sí, tres o cuatro días serían mejor para poder verla con más calma y visitar otros lugares que a nosotros se nos quedaron en el tintero, como el interior del Palacio Vecchio. Aquí tenéis un vídeo mostrándoos cómo fueron nuestros dos días en Florencia:

 

4. Artículos relacionados

6 comentarios

Kris 01/10/2019 - 9:56 pm

Madre mía, Florencia en dos días para mi es un imposible. Yo estuve cinco y me quedé con ganas de más. Leerte me hace ver lo que cambian las cosas, y aunque cuando yo fui a esta bella ciudad había turistas, ni de lejos había que comprar entradas con antelación. Subir a la cúpula del Duomo era sencillo (bueno, subir no mucho, lo sencillo era comprar las entradas, apenas había gente) y el único lugar en el que nos tocó esperar un ratito (como 15 minutos) fue para entrar a ver el David. El tiempo pasa y está claro que cada vez viaja más gente y no queda más remedio que comprar todo con antelación si no te lo quieres perder 🙂

Responder
Eva 04/10/2019 - 12:49 pm

Pues sí, ahora hay muchísimo turismo y las colas son larguísimas, por eso el tema de las entradas anticipadas primordial. Yo también me habría quedado cinco o diez días más, sin duda tengo que volver.

¡Un saludo!
Eva

Responder
Aitor 03/10/2019 - 6:38 pm

Ay Florencia!!
Cuantos años que la visitamos siendo unos críos!! Algún día volveremos !!
Como bien te ha comentado Kris nosotros apenas hicimos colas, pero eran otros tiempos
Tendremos en cuenta los consejos
Apetece un bocata de esos!!

Responder
Eva 04/10/2019 - 12:49 pm

Claro, tenéis que volver para ver cómo está la ciudad ahora y probar uno de esos bocadillos que tan populares se han hecho 😋

¡Un saludo!
Eva

Responder
Maria Jose 05/10/2019 - 10:15 pm

Ohhh! Me encanta Florencia por su belleza y ambiente universario. Estuve dos veces (una en una parada de un crucero que hice y otra durante la visita a una amiga durante su Erasmus), pero las dos muy rápidas. Algún día espero recorrerla despacito y perderme por sus estrechas callejuelas.
Ah! Y los de los bocadillos de 5 euros tiene su punto!! Me lo anoto! Gracias por compartir!

Responder
Eva 08/10/2019 - 1:28 pm

Sí, tienes que volver, es una ciudad a la que merece la pena dedicarle varios días 😊

¡Un saludo!
Eva

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.