¿Lujo?, ¿Improvisación?, ¿Organizado? Mejores opciones a la hora de viajar

Viajar es un placer, pero no todo el mundo está igualmente capacitado para hacerlo de la misma forma, existiendo tantos tipos de viajeros como personalidades propias: está el viajero aventurero, el organizado, el que sólo quiere descansar, el que quiere saciar todo el tiempo su sed de cultura, el que le da igual a donde ir y el que sueña con un destino concreto… Para todos ellos hay al alcance todo tipo de ofertas de viajes organizados de lujo, hoteles, hostales, albergues, intercontinentales en tren, rutas en bicicleta y una extensa oferta que nos espera ahí fuera dispuesta a satisfacer cualquier tipo de necesidad viajera pero, ¿con qué opción nos debemos identificar?, ¿qué hacer en casa caso?

g2j_exoticca_viaje-pareja

Imagen: exoticca.com

Viajes organizados para quienes lo quieren todo

Si te gusta viajar por el placer de viajar, es decir, por dejarte llevar por nuevos mundos, nuevas experiencias y quieres conocerlo absolutamente todo de tu destino, los viajes organizados son tu experiencia ideal.

Estos viajes no sólo incluyen todo lo necesario para que tú solo te tengas que preocupar por disfrutar al máximo cada destino y sacar las mejores fotos y recuerdos de cada lugar, sino que también están organizados acorde a seleccionar los rincones y los lugares idóneos para tener una perspectiva más que general del lugar que se visita.

En un viaje organizado a la India por ejemplo, no se olvidarán de llevarte a ver el mundialmente conocido Taj Mahal, pero también que conozcas otra joyas no tan promocionadas como Jaipur y sus festivales con elefantes decorados, vivir experiencias únicas como disfrutar la gastronomía más sorprendente y acudir a los mercados más auténticos de la India.

  • Ventajas: todo comodidad. Exprimir cada destino al máximo sin tener que preocuparnos por los tiempos, dejarnos en el tintero algún rincón de los imperdibles, alojamientos, comidas y lo mejor de todo: la seguridad.
  • Inconvenientes: dadas las ofertas que encontramos fácilmente en cuanto a la búsqueda de una agencia organizadora de viajes, el precio ha dejado de serlo, aunque sí que lo es el hecho de que tienes que amoldarte a los tiempos y desplazamientos marcados por la empresa.

 

Rutas independientes para los viajeros impulsivos

A mitad de camino entre la extrema organización y la total improvisación está el viajero que tiene claro qué quiere ver en cada destino, qué quiere hacer pero no sabe exactamente cómo encontrarlo y disfruta descubriéndolo por sí mismo.

Así, este tipo de viajero sabe que quiere conocer el famoso castillo de Bran en Rumanía, sede de la leyenda de Drácula, y de paso conocer Bucarest y alguna ciudad que se encuentre a su paso. Dependerá de su pericia como organizador que pueda quedarse sin ver joyas como la ciudad medieval de Sighisoara.

  • Ventajas: si algo te gusta, te quedas el tiempo que quieras apreciándolo, sin necesidad de tener que amoldarte más que a la fecha en la que hayas decidido tu vuelta.
  • Inconvenientes: para poder sacar el máximo provecho a tu visita, debes rastrear minuciosamente cada destino, para evitar dejarte en el tintero alguna belleza imperdible del lugar y por la que te preguntarán a tu vuelta.

 

Viajes improvisados para los más aventureros

Si te gusta saber a qué país vas, pero no qué vas a hacer y cuando o desde donde vas a volver, los viajes improvisados con billete de ida pero sin billete de vuelta son la mejor opción.

Tales como los interrailes famosos que recorren en tren toda Europa, la hermosa y sorprendente ruta panamericana, los viajes a lo mochilero… todos ellos entrarían en la categoría de viajes improvisados en los que la libertad de movimiento y decisión priorizan sobre la de saber dónde comer y dormir.

  • Ventajas: total libertad de decisión sobre el viaje, desde dónde duermes hasta qué visitas.
  • Inconvenientes: la incertidumbre de no saber exactamente a qué te vas a enfrentar cada día puede crear cierta ansiedad que te impida disfrutar del viaje. Hay que tener claros aspectos como la seguridad y medianamente conocer por donde nos movemos para evitar situaciones desagradables que empañen la experiencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *