¿Por qué viajar a Kazajistán? Cinco razones de peso

Cuando le contaba a la gente que mi próximo viaje sería a Kazajistán, todos me preguntaban: ¿A Kazajistán? ¿Por qué? ¿Pero qué hay ahí? Este artículo es para todos ellos, además de todas las personas que les interese saber qué les puede ofrecer este país:

La catedral de madera de Almaty

1. La diversidad cultural

Kazajistán es uno de los países más grandes del mundo y, debido a su localización, ha tenido diferentes influencias culturales a lo largo de su historia. Por un lado, la mayoría de la población es musulmana, aunque no demasiado practicante. Una parte es de origen mongol, de tradición nómada, mientras que otra tiene rasgos rusos. Por si fuera poco, formó parte de la URSS hasta 1991.

 

Interior de una ruta Kazaja

2. Los espacios naturales

A pesar de ser tan grande, pocas son las grandes ciudades que encontramos. La mayor parte del terreno es estepa y zonas naturales impresionantes. En mi caso, conocí el Charyn Canyon, conocido como el hermano pequeño del Gran Cañón del Colorado.

Pero en este país también hay grandes lagos (en uno de ellos, los árboles se conservan dentro de el agua), desiertos, montañas nevadas… todo un espectáculo para los que, como yo, aman la naturaleza.

Charyn Canyon, Kazajistan

3. Es muy barato

Nada que ver con las grandes ciudades europeas, la mayor inversión que se tiene que hacer es en el vuelo, porque el país es muy barato. En Almaty, la antigua capital, el autobús cuesta unos 25 céntimos, un buen menú de comida 3 euros, una empanada típica 30 céntimos…

Mercado callejero en Almaty, Kazajistán

 

4. Un país por descubrir

Poco es el turismo internacional que recibe este país. Esto hace que puedas descubrir su cultura sin edulcorantes, que los precios se mantengan baratos y que puedas conocer un destino que pocos de tus conocidos habrán hecho. El único contra de esto, es que poca gente habla inglés, el ruso y el kazajo son los dos idiomas utilizados. Pero el idioma no tiene por qué ser una barrera.

Mezquita Central de Almaty

 

5. Está en continuo cambio

A día de hoy, ciudades como Almaty están llenas de obras, ya que el país parece estar modernizándose a pasos agigantados. Los rascacielos modernos conviven con grandes edificios soviéticos, mezquitas, iglesias ortodoxas, mercados tradicionales… Un contraste que hace más especial este país.

Modernos rascacielos de Almaty, Kazajistan

Así que ya sabes, que un destino no esté de moda no significa que no merezca la pena. Atrévete a conocer un lugar del que poco se hable, seguro que te llevas una gran sorpresa, igual que yo me llevé con Kazajistán.

Un pensamiento en “¿Por qué viajar a Kazajistán? Cinco razones de peso

  1. Igor

    Me parece un gran resumen del entorno, buena sintesis que suscribo. La cuktura y sus tradiciines sociales tambien son dihnas de indagar y atrayentes.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *