post

Pueblos bonitos cerca de Frankfurt: qué ver a menos de 2 horas

Para que un viaje sea más completo, es muy recomendable salir de la ciudad que se visita, en este caso Frankfurt, para conocer algún pueblo de los alrededores. En este artículo te hablo de tres pueblos muy boniyos bonitos cercanos a Franfkurt, y te cuento cómo llegar y qué ver en ellos.

1. Heidelberg

Es uno de los lugares más visitados desde Frankfurt, pues se ubica a 90 km y es de gran interés. Aunque podríamos considerarlo ciudad, ya que tiene 150.000 habitantes, su casco histórico es bastante recogido y está todo cerca, se puede recorrer sin problemas caminando.

1.1 Qué ver en Heidelberg

Lo primero que llama la atención de Heidelberg es su castillo. Para subir a él lo mejor es tomar el funicular (también puedes ir andando), cuya entrada está en la Zwingerstraße, 20. En el propio edificio hay máquinas en las que adquirir el ticket, con el que te entra la entrada al castillo (también tienes la opción de pagar más y subir hasta lo alto de la montaña).

El Castillo de Heidelberg es una curiosa fortificación que ha pasado por varios incendios y saqueos pero que, sin embargo, conserva un encanto particular. Paseando por sus jardines disfrutarás de unas vistas del pueblo magníficas y en su interior podrás ver el Museo de la Farmacia, muy completo en la materia, o el barril de vino más grande del mundo.

Ya en el propio Heidelberg, paseando por su casco antiguo puedes ver la Iglesia del Espíritu Santo y la Universidad, que es la más antigua de Alemania y una de las más prestigiosas. Un sitio ligado a la Universidad que te recomiendo visitar es la Cárcel de los Estudiantes, lugar en el que se encerraba a los universitarios que hacían trastadas y que se puso de moda entre ellos: si queríais ser un estudiante ‘guay’ deberías pasar al menos una noche en esta curiosa cárcel.

Visita obligada también es el Puente Viejo que cruza el río Neckar. Al otro lado de él, encontrarás una senda que sube al Paseo de los Filósofos. Aunque el camino se puede hacer un poco pesado, las vistas desde arriba merecen totalmente la pena. Si quieres tener más datos sobre qué ver en Heidelberg, en este artículo de Viajera Digiftal tienes mucha información: Guía completa para visitar Heidelberg.

 

1.2 Cómo ir de Frankfurt a Heidelberg

Tienes varias opciones para moverte desde Frankfurt hsata Heidelberg. Si quieres ir sin preocupaciones, puedes optar por esta excursión privada de 5 horas y media que te incluye traslado en autobús, guía turístico (en inglés), almuerzo y varias entradas:

Si prefieres ir por tu cuenta, tienes la posibilidad de coger el tren. Desde la estación central de Frankfurt (Hauptbahnhof), hay trenes de larga distancia (ICE) que van directos, otros que hacen transbordo y trenes regionales. Los regionales son los más económicos (si sois entre dos y seis personas, podéis cogeros el ticket de grupo, así ahorraréis bastante dinero). En el caso de coger el tren regional (S o RB), tendréis que ir de Frankfurt a Manhein y aquí hacer transbordo.

Aparte de la compañía nacional (Deutsche Bahn) hay algunas empresas low cost que también ofrecen viajes en tren a buen precio, como Flixtrain, aunque sus horarios son más limitados. La misma compañía también tiene opción de autobús bajo el nombre de FlixBus.

 

2. Kronberg

Kronberg es un tranquilo pueblo de unos 18.00 habitantes con mucho encanto, ya que está formado por callecitas de casas tradicionales alemanas y un gran castillo. Está a tan solo 20 km de Franfkurt, por lo que si dispones de menos tiempo, es una buena opción para irse por la mañana y volver después de comer, por ejemplo.

2.1 Qué ver en Kronberg

Lo bonito en Kronberg es pasear tranquilamente por sus calles, perdiéndote por sus callejones y observando los detalles de cada edificio. En muchas casas, con las típicas vigas de madera, verás mensajes escritos que suelen estar relacionados con la Biblia o con filósofos. ¡Incluso las farolas están decoradas para que al iluminarse se vean dibujos!

Aparte de todo el pueblo en sí, el edificio del ayuntamiento destaca por su gran tamaño, aunque más que un edificio público parece una mansión. Asimismo, es indispensable visitar el castillo. La entrada cuesta 3€ y podrás recorrer el bosque de tejos que lo rodea, entrar a los diferentes edificios que lo forman y subir a lo alto de su torre.

 

2.2 Cómo ir de Frankfurt a Kronberg

El tren es la opción más recomendable, ya que en este caso va directo hasta Kronberg y tarda alrededor de 20 minutos. Este se puede coger tanto desde la Hauptbahnhof como desde la Sudbahnhof de Frankfurt (la estación del sur), es el tren regional S4. Una vez en Kronberg, la estación de tren está en las afueras, pero en unos 10 minutos andando se llega al centro del pueblo. Hay indicaciones, por lo que no tiene pérdida.

 

3. Büdingen

Otro pueblo típico alemán que es realmente tranquilo y encantador, perfecto si buscáis un poco de paz y disponéis solo de medio día. Está a 47 km al noreste de Frankfurt y tiene una población de 21.000 habitantes.

3.1 Qué ver en Büdingen

De nuevo podrás apreciar la arquitectura típica de Alemania, pues en el casco histórico de Büdingen se conservan casas construidas entre los siglos XIV y XVI. La entrada a esta zona del pueblo no podría ser más auténtica: un puente con foso vigilado por dos torres: se trata del Puente de Jerusalén que data del s. XVI. Por cierto, el nombre del puente se debe a un grupo de refugiados que llegó huyendo de una persecución religiosa, y que sintieron que Büdigen era su particular Jerusalén.

Asimismo, su castillo comenzó a fraguarse en el s. XII. Aunque en la actualidad es un hotel, puedes entrar sin problemas a su patio para apreciar la forma redonda de este conjunto. Cuidado, porque en la entrada te encontrarás con dos vigilantes de piedra que, según cuenta la leyenda, cada media noche se cambian de sitio, aunque esto solo pueden verlo las personas que nunca han mentido (así que será difícil conocer a alguien que lo haya presenciado).

Por cierto, por todo el pueblo te encontrarás en diferentes fachadas ranas gigantes de diferentes colores y uniformes. Esto se debe a que la rana es un animal muy unido a la historia y tradición del pueblo, pues en el siglo XVI los habitantes fueron obligados a expulsar a las ranas de los alrededores del castillo para que su sonido no molestara a la entonces reciente esposa del Conde Anton. ¡Parece que el pueblo intenta reconciliarse con las ranas!

 

3.2 Cómo llegar a Büdingen

Se puede ir de Frankfurt a Büdingen en tren regional, aunque para ello se debe hacer transbordo en Altenstadt (en otros casos hay que hacer dos cambios, en Friedberg y en Ranstadt), por lo que en total se tarda alrededor de una hora y media.

Como ocurre en Kronberg, la estación está al final del pueblo pero en 15 minutos andando se llega al casco antiguo. El pueblo es bastante pequeño y en un par de horas está visto, por lo que depende de ti si te merece la pena venir hasta él en tren. Eso sí, si tenéis coche a vuestra disposición yo no dejaría de pasar por aquí para conocer un pueblo con tanta esencia.

Nosotros aprovechamos que teníamos el ticket de grupo, que te permite coger todos los trenes que quieras en un mismo día, para visitar por la mañana Kronberg y por la tarde Büdingen. Son bastantes viajes en tren, pero en un día conoces dos pueblos con mucho encanto que complementan perfectamente a una gran ciudad como Frankfurt.

Si queréis aprovechar un día para hacer algo como nosotros y visitar varios pueblos en tren, lo mejor es que os instaléis la aplicación de Deutsche Bahn, que os indica los trayectos que tenéis que hacer y los horarios.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.