Los 5 pueblos de Cantabria que no te puedes perder

Cantabria es una zona de España conectada directamente con el mar y la naturaleza. Por eso, está llena de pueblos llenos de encanto, cada uno de ellos con algo especial… Es difícil seleccionar unos pocos, pero aquí os indico los que no os podéis perder en vuestra visita por el norte.

puente de lierganes

 Liérganes

No teníamos en nuestro planes visitar Liérganes. Pero paramos a comer y aprovechamos para ver este pueblo. Gracias a esto, conocimos la leyenda del hombre pez, que cuenta cómo un joven del pueblo desapareció una noche de San Juan en el río y llegó hasta Cádiz reconvertido en hombre pez. Nosotros fuimos justo al día siguiente a San Juan y nos lo encontramos observando las bonitas vistas que hay en el puente.

el hombre pez de lierganes

Aquí aprovechamos para comer y probar el popular cocido lierganés. Os aseguro que después de ese plato tenéis energía para el resto del día y para seguir conociendo los rincones más especiales de Cantabria.

cocido lierganes

 

Santillana del Mar

Me encanta ese dicho que dice que Santillana es el pueblo de las tres mentiras, ya que ni es santa, ni es llana, ni tiene mar. Al fin pude conocer este municipio de primera mano y corroborar que es uno de los más bonitos de la zona.

Casco antiguo de Santillana del Mar

Al igual que todos los pueblos de los que os hablo, no destaca por su tamaño, son más bien pequeños. Sin embargos por  sus calles y edificios de piedra parece que el tiempo no hay pasado.

El edificio que más choca y que descubrirás al final del paseo por el casco antiguo es la Colegiata de Santa Juliana, que es testigo de la historia de Santillana del Mar desde nada menos que el siglo XI.

Santillana del Mar

 

Comillas

Gran parte de Comillas la tuvimos que ver con paraguas, ya que era un día lluvioso. Aunque esto fuera un poco aparatoso, está claro que si no has visto Cantabria con lluvia es que no la has conocido del todo.

Comillas

Al igual que Santillana del Mar, Comillas tiene un centro histórico muy bonito. Además, en una de sus colinas se encuentra la Universidad Pontificia, que gracias a su tamaño se ve desde bastante lejos.

Pero si hay una visita que considero imprescindible en Comillas es a El Capricho de Gaudí. Esta casa que parece sacada de un cuento fue diseñada por Gaudí para un adinerado indiano. La casa nos sorprendió tanto por fuera como por dentro y me ha hecho que me pique más la curiosidad sobre este arquitecto del que no cabe duda que era un genio. ¡Y pensar que estuvo abandonada durante décadas!

El capricho de gaudi, comillas

Con el precio de la entrada se incluye una visita guiada que hacen cada ciertas horas. Con ella conocimos la interesante historia del dueño de la casa y los secretos que ésta guarda. Como músico que soy, me encantaron algunos detalles diseñados exclusivamente para esta casa, ya que su propietario era pianista. Aquí os dejo la página web de El Capricho para que podáis ver los horarios y demás información.

Vidrieras del Capricho de Gaudi, Comillas

 

Potes

Ya abandonando definitivamente la costa y adentrándonos en el interior de Cantabria, no hay que perderse Potes. Uno de los puntos a favor es que está cerca de numerosos rincones y atractivos de Cantabria, por lo que es un buen lugar donde quedare a dormir.

Potes

Pese a estar tan aislado en comparación con otras partes, es una zona bastante frecuentada por turistas, por lo que aquí no faltan las tiendas de donde llevarse un buen trozo de queso o una botella de sidra.

 

Mogrovejo

Si lo que quieres es perderte en la típica población con cuatro casas, rodeada de montañas y sin vista alguna de ciudades y contaminación, te recomiendo Mogrovejo. Los paisajes que hay desde aquí son espectaculares, tanto que aquí se han rodado las películas de Heidi.

Paisaje en Mogrovejo

El silencio y la paz que se respira en este pueblo no tiene precio. El día que nosotros fuimos (y era verano) vimos más cabras y perros que personas, por lo que en invierno puedo apostar a que apenas hay habitantes en él.

Perros en Mogrovejo

Los tres primeros pueblos se pueden ver en dos o en un día, ya que están más o menos por la misma zona, y lo mismo ocurre con Potes y Mogrovejo. ¿En cuál de estos cinco te quedarías una temporada? ¡Yo no podría elegir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *