post

Qué ver en Terezín: visitar el campo de concentración por libre

Desgraciadamente, el Holocausto que se extendió por toda Europa durante la Segunda Guerra Mundial también dejó su huella en República Checa, pues en la población de Terezín se construyó un campo de concentración y un gueto. Es posible ir por tu cuenta, sin tener que contratar una excursión privada. En este artículo te cuento qué se puede visitar en este lugar y cómo viajar a él por libre:

Terezín se encuentra en el norte de Chequia, concretamente a 62 km de Praga. Son bastantes las empresas que organizan tours privados hasta aquí. Sin embargo, como ocurre con la mayoría de los destinos checos, es posible ir por tu cuenta y así hacer la visita de una forma más flexible y por menos dinero.

Salas Terezin, Chequia

Para ello, podemos coger un autobús en la estación Nádraží Holešovice, a la que puedes llegar en metro a través de la línea roja o C. De aquí salen autobuses aproximadamente cada hora y el trayecto dura entre 50 y 60 minutos. Del mismo modo, de Terezín salen autobuses de vuelta a Praga, la parada está enfrente de donde bajas (suele parar tanto en las afueras del pueblo como en la plaza principal, en las paradas están los horarios).

En Terezín no sólo se encuentra el campo de concentración, sino la población en sí, que durante la Segunda Guerra Mundial se convirtió en un gueto judío, por lo que también merece la pena entrar al pueblo. A día de hoy, todos los vestigios de la zona se engloban bajo el Memorial de Terezín, organismo encargado de gestionar el lugar.

Entrada Terezin

Yo os recomiendo adquirir la entrada completa (se compra allí), que os permite entrar al campo de concentración, a los edificios del gueto y a los Magdeburg Barracks (los cuarteles de los funcionarios). Su precio es de 220 coronas (alrededor de 8€). Si sólo quieres visitar una de estas cosas, la entrada sencilla cuesta 150 coronas (6€ aprox.). Asimismo, hay dos días en los que la entrada es gratuita: el 27 de enero (Día Internacional de las Víctimas del Holocausto) y el tercer domingo de mayo (en el que se hace una ceremonia en recuerdo a este lugar y lo que aquí pasó),

Por Terezín pasaron alrededor de 150.000 personas, que solían ser destinadas más tarde a Treblinka o Auschwitz, puesto que éste no era un campo de exterminio. Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, tan sólo poco más de 17.000 personas de las que pasaron por Terezín habían sobrevivido.

 

Comenzando por el campo de concentración o Pequeña Fortaleza, se construyó dentro de una fortaleza del siglo XVIII. A día de hoy se conserva bastante bien y es posible ver las diferentes salas, como las celdas, los barracones, la lavandería, etc. En algunas de las salas hay exposiciones relacionadas con los hechos que aquí sucedieron, las víctimas y los supervivientes. Además, cuenta con un túnel de alrededor de 1 kilómetro que algunos presos tenían que recorrer. Se puede pasar por él, aunque no lo recomiendo para nada para personas con claustrofobia. A mí me dio la sensación de que nunca se terminaba.

Campo de concentración Terezín

En la parte del pueblo se encuentra el gueto. Por supuesto, los judíos no podían salir de él y las condiciones aquí eran deplorables. Sin embargo, se intentó hacer ver que era como un pueblo en el que los judíos vivían libremente y tenían una gran calidad de vida. Incluso se llegó a filmar un documental en el que obligaban a los prisioneros a fingir estar alegres y divirtiéndose (en el campo de concentración hay una sala en la que ponen imágenes de éste). Aquí puedes ver un pequeño fragmento:

En este gueto se puede visitar con la entrada el antiguo colegio, en el que se encuentra un museo muy completo, una sala de rezo que conserva algunas pinturas e inscripciones, y una réplica de un pequeño ático en el que te puedes hacer una idea de cómo vivían aquí las familias.

Asimismo, también podrás entrar a los Magdeburg Barracks, los cuarteles en los que se localizaban las oficinas y algunas de las viviendas de los funcionarios que aquí trabajaban, y que en la actualidad también recoge alguna exposición.

Tan sólo paseando por las calles del antiguo gueto te das cuenta de que éste no es un pueblo normal. Como es de esperar, poca gente vive aquí en la actualidad, aunque sí que puedes encontrar algún restaurante para comer. Nosotros incluso vimos una especie de tienda en la que un señor mayor vendía antigüedades.

Terezín, República Checa

En las afueras del pueblo se encuentra el crematorio que los propios prisioneros fueron obligados a construir. Como se puede suponer, es un edificio que impresiona bastante. En él se incineraban los cuerpos de los prisioneros que no sobrevivían en éTerezín, así como las víctimas de otros centros cercanos. Junto a éste se construyó el Columbarium, donde se guardaban en urnas las cenizas de los fallecidos a la espera de un entierro digno que, por parte de los nazis, nunca llegó.

Crematorio gueto de Terezín

En mi opinión, no es una visita imprescindible si estás barajando diferentes opciones. Obviamente, es mucho más agradable visitar poblaciones como Karlovy Vary o Cesky Krumlov. No obstante, está claro que es un lugar interesante y que te hace reflexionar sobre la historia y conocerla muy de cerca. Lo mejor es ir con la mente abierta y con la certeza de que lo que aquí se muestra no es agradable: es un capítulo de la historia que no se debe borrar, se debe aprender de él.

 

artículos relacionados

2 thoughts on “Qué ver en Terezín: visitar el campo de concentración por libre

  1. Solamente he estado en Sachsenhausen y la visita fue aterradora. Hace un par de semanas regresé con unos chavales de 18 y 19 años y una de las del grupo no paró de llorar en las casi 3 horas que pasamos allí.
    Hay que aprender de la historia, o estamos condenados a repetirla.

    • Sí, es una visita en la que uno precisamente no se divierte, pero que todos deberíamos tener en cuenta para aprender de la historia.

      Un saludo,
      Eva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.