Roadtrip de 5 días por la provincia de Málaga

Unos cuantos días libres son la excusa perfecta para coger el coche y salir de viaje. Una buena opción es Málaga, pues, como vamos a ver, tiene grandes atractivos tanto naturales como culturales. En este itinerario de cinco días conocimos la parte este de la provincia, sobre todo la comarca llamada la Axarquía, ya que su territorio es bastante grande y queríamos disfrutar de una zona en concreto con tranquilidad. Esta ruta te puede servir de ayuda para tu próximo viaje a Málaga, tanto para hacerlo de la misma forma o inspirarte a organizar tu propio recorrido.

Las playas de Nerja

 

Día 1: Llegamos a Frigiliana

Nosotros reservamos un apartamento en Frigiliana, el que fue nuestro punto de partida al resto de destinos. Salimos desde Valencia por la mañana y llegamos a Frigiliana sobre las dos del medio día, la hora perfecta para dejar las maletas e irnos a comer.

Atardecer de Frigiliana

Este día lo invertimos en informarnos y organizar nuestra ruta, así como en tener una primera toma de contacto con Frigiliana, por lo que nos recorrimos su barrio morisco mientras anochecía, ya que al ser invierno el día dura menos de lo que nos gustaría. No pudo encantarnos más, por lo que decidimos que volveríamos con buena luz para disfrutarlo tranquilamente.

Mirador de Frigiliana

 

Día 2: De ruta por los alrededores

Comenzamos el segundo día volviendo a recorrer el casco histórico de Frigiliana con más tranquilidad, disfrutando de los detalles y aprovechando la luz para fotografiarlo. Frigiliana está considerado el pueblo más bonito de Málaga y uno de los más especiales de España, y ahora sabemos por qué: sus calles estrellas, las casas de puertas azuladas, los miradores… La verdad es que merece la pena viajar hasta él, es un lugar especial.

Casa de Frigiliana

Sobre medio día cogimos el coche y nos dirigimos a Nerja, que está a tan sólo 16 km de Frigiliana. Seguro que te suena su nombre, ya que fue el lugar protagonista de una serie que marcó a toda una generación: Verano Azul. De hecho, lo primero que vimos al entrar allí fue el famoso barco de Chanquete, que ahora reina uno de los parkings principales.

Aparcamos en una zona menos bonita, más orientada a los apartamentos de verano, y fuimos caminando hasta el centro. La parada obligatoria aquí es el Balcón de Europa, con unas preciosas vistas al mar y muy buen ambiente.

Balcon de Europa, Nerja

A la izquierda de este mirador está la Playa Calahonda, ideal para sentarse y relajarse con el sonido de las olas, o dar un paseo por ella pasando por las pequeñas barcas de pesca y las casas a escasos metros del agua.

Playa Calahonda, Nerja

Tras comer en las inmediaciones de esta zona y dar una vuelta por el resto de sus calles más especiales, nos volvimos a montar en el coche para conocer nuestro siguiente objetivo: Torrox.

 Nuestro paso por el centro de Torrox fue breve, dimos una vuelta por su plaza principal, en ese momento llena de paraguas, y nos dirigimos con el coche hacia su faro, ya que estaba comenzando a anochecer.

Mirador de Torrox

Fue el mejor momento para ir hasta aquí. Además del faro, Torrox tiene un mirador moderno y original, ideal para ver el atardecer mientras los pescadores siguen en el espigón, en esos momentos totalmente rodeado por el agua. Con la belleza de esas vistas, para nosotros el tiempo se detuvo durante unos instantes.

Anochecer en Torrox, Malaga

Quisimos aprovechar el día al máximo, así que tras Torrox nos dirigimos a Vélez-Málaga. Aquí dimos una vuelta con el coche y subimos hasta el castillo, desde donde vimos todo el pueblo iluminado.

Velez-Malaga de noche

 

Día 3: Conociendo Málaga capital

Durante este roadtrip no podíamos olvidarnos de visitar Málaga ciudad, por lo que el tercer día lo invertimos en su totalidad a conocerla, aunque reconocemos que para verla se necesita más de un día.

Por la mañana visitamos el Castillo de Gibralfaro, desde donde están las mejores vistas de la ciudad, y dimos una vuelta con el autobús turístico. Para comer tuvimos que alejarnos del centro, pues al ser un día festivo había muchísima gente y era imposible encontrar hueco en ningún restaurante.

Castillo de Gibralfaro, Malaga

Después de comer visitamos el Alcázar, que en gran parte recuerda a la Alhambra de Granada, y el centro histórico, con su Catedral como edificio imprescindible.

Catedral de Malaga

No pudimos dejar de pasar por la Calle Larios, que durante diciembre permanece iluminada para recibir la Navidad. Esta calle es el eje de las fiestas principales de la ciudad, como la Semana Santa.

Calle Larios en Navidad, Malaga

Después caminamos por el Muelle Uno, donde hay numerosos locales y comercios, nos dirigimos hacia la Malagueta y terminamos por el Paseo del Parque, donde en esas fechas se celebraba la Gran Feria Sabor a Málaga, con numerosos eventos y puestos de comida.



 

Día 4: Naturaleza y mar

El cuarto día lo comenzamos visitando la Cueva de Nerja. Os recomiendo adquirir las entradas con antelación a través de su página web, ya que se forman grandes colas y es posible que te quedes sin poder entrar.

La cueva es impresionante. En la actualidad se visita junto con un guía. Además, te dan una audioguía para que conozcas más sobre este tesoro de la naturaleza. Es tan grande que cada junio se celebra en una de sus salas el Festival Internacional de Música y Danza.

Cueva de Nerja

Una vez salimos de la cueva, dimos una vuelta por Maro, una pequeña localidad a la que se puede llegar tanto en coche como andando desde la propia cueva. Tras esto, fuimos parando por varios miradores de alrededor ya que los Acantilados de Maro son preciosos. Incluso hay una cascada que desemboca en el mar, pero sólo se puede ver desde el agua, para lo que la gente suele optar por contratar una excursión en kayak.

Acantilados de Maro

El día lo terminamos saliéndonos de la provincia de Málaga para conocer Almuñécar, que ya pertenece a la provincia de Granada. Este destino sigue la línea de los que visitamos durante todo el viaje: pegado al mar, con playas perfectas para pasear y algunos rincones bonitos como el Parque botánico-arqueológico El Majuelo.

 

Día 5: El momento de las despedidas

Al quinto día llegó la hora de volver. Primero dimos un último paseo por Frigiliana, ya que uno no se cansa de caminar por sus bonitas calles. Después recogimos y emprendimos el viaje de vuelta.

Las calles de Frigiliana, Malaga

Nosotros paramos a comer en las afueras de Granada, concretamente en el centro comercial Nevada Shopping, donde hay todo tipo de restaurantes, por lo que es una buena opción si a vosotros también os pilla de paso.

Conocer esta zona en invierno es una buena opción, ya que, aunque lamentablemente los días duran bastante menos, el clima es perfecto: suele hacer sol y las temperaturas son muy suaves (llegamos a estar a 22 ºC en pleno diciembre), por lo que, para los frioleros como yo, es una gran elección.

2 pensamientos en “Roadtrip de 5 días por la provincia de Málaga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *