post

Ruta en coche por el País Vasco: itinerario de 5 días

Euskadi es una tierra llena de parajes naturales, pueblos y ciudades que merece la pena visitar. Aunque cinco días no son suficientes para verlo todo, sí es una buena cifra para recorrer una parte. En este artículo, te detallo cuál fue nuestra ruta de cinco días dentro del País Vasco que te puede servir de inspiración para organizar tu propio itinerario.

Día cero: viaje de ida

Nosotros somos de Valencia, por lo que tenemos bastante recorrido hasta llegar al País Vasco. Por eso, todo un día lo dedicamos a llegar a él haciendo varias paradas de interés (este no lo he contado dentro de la ruta de los cinco días).

Saliendo a eso de las siete de la mañana, la primera parada de interés que hicimos alrededor del medio día fue Olite, Navarra. Este pueblo llama la atención por su grandioso castillo. De allí llegamos hasta Pamplona, donde comimos y dimos un tranquilo paseo por todo el casco antiguo.

Ya por la tarde continuamos con el coche hasta llegar a Tolosa, Guipúzcoa, el municipio donde tuvimos el alojamiento durante todo nuestro viaje a través de la plataforma de intercambio de casas HomeExchange. El resto del día lo dedicamos a acomodarnos en el piso, hacer compra de provisiones y dar una pequeña vuelta por Tolosa.

 

Día 1: Rocadragón y castillos de película

Esta primera mañana que amanecimos en el País Vasco la dedicamos a visitar uno de los puntos más espectaculares: San Juan de Gaztelugatxe. Un islote comunicado con la tierra por unas escaleras de piedra que ha alcanzado una gran popularidad debido a que aquí se rodó un capítulo de Juego de Tronos, siendo esta zona la llamada Rocadragón.

Debido al gran aumento de visitantes, en temporada alta es necesario ir con entrada previa solicitada por Internet. No tienen ningún coste, es solo para controlar el aforo, pero es completamente recomendable cogerla con bastante antelación para el día que queramos ir. Haciendo clic aquí entrarás directamente a la web de reservas de San Juan de Gaztelugatxe.

Nosotros teníamos la entrada para las 11 de la mañana. El parking que hay a primera vista ya estaba lleno, pero si se continúa un poco se baja a un aparcamiento mucho más amplio en el que pudimos aparcar sin problemas. De ahí comenzamos a caminar hacia San Juan de Gaztelugatxe. Aunque la parte más famosa es la de las escaleras de roca, hasta llegar ahí hay que recorrer varios kilómetros que, a la vuelta, son cuesta arriba, así que lleva agua y calzado cómodo, porque es bastante cansado.

Después de San Juan de Gaztelugatxe nos fuimos a comer a la zona del puerto de Bermeo, que está a solo 11 km y además merece la pena visitar. Tras un par de horas en este pueblo, llegamos a Mundaka, otro pueblo marinero con encanto y, después, a un sitio al que le tenía muchas ganas: el Castillo de Butrón, un lugar que conocí gracias a Instagram.

El Castillo de Butrón pertenece a la población de Gatika, pero está en medio de un bosque. Pese a haberlo visto en bastantes fotos, me pareció todavía más impresionante en persona. Aunque por dentro no se puede visitar, es totalmente recomendable para ver su exterior, que como podéis ver en esta imagen de drone es precioso. Ya de allí volvimos a Tolosa.

 

Día 2: San Sebastián al completo

El segundo día lo dedicamos a recorrer San Sebastián. Aparcamos cerca de la estación de tren y comenzamos a caminar desde el extremo donde se localiza el Auditorio Kursaal, sede del Festival de Cine de San Sebastián. Desde ahí, fuimos caminando pegados a su costa, rodeando el Monte Urgull.

Tras una parada en uno de sus bares de pintxos, continuamos caminando junto a la Playa de la Concha hasta llegar a la base del Monte Igueldo, donde cogimos el funicular que lleva hasta su cima, desde la que hay unas impresionantes vistas de toda la ciudad, así como un curioso parque de atracciones.

Tras bajar de nuevo en funicular visitamos las esculturas del Peine de los Vientos y comimos en esa zona, en el Ñam Bar Restaurante. De nuevo con las pilas cargadas, nos dirigimos a su casco histórico que, al ser Semana Santa, estaba a reventar de gente. Esa tarde nos volvimos a Tolosa a conocer bien esta población que también es bastante bonita e interesante.

 

Día 3: La costa vasca y sus impresionantes playas

Turno de conocer la costa vasca, zona en la que ya había estado pero que para nada me importaba repetir. Aunque antes de ello, aprovechadno que era sábado, visitamos los diferentes mercados que se montan ese día en Tolosa, donde compramos varios productos locales para la cena.

Siguiendo la forma natural de la costa, comenzamos parando en Zarautz, que cuenta con una playa grandísima y conocida por los amantes del surf por las olas que aquí se forman. Después nos fuimos a Getaria, de donde era Juan Sebastián Elcano, que formó parte de la expedición de Magallanes que dio la primera vuelta al mundo.

Comimos en Getaria con calma y nuestro propósito era hacer la siguiente parada en Zumaia para recorrer sus flysch. Sin embargo, al ser Semana Santa no encontramos aparcamiento en el pueblo, por lo que nos vimos obligados a cambiar el plan e ir hasta Lekeitio.

Lekeitio está algo más alejado del resto de pueblos y nos costó más de una hora en coche. Quizás es demasiado recorrido para una ruta de un día, aunque la verdad es que el pueblo es también muy bonito. Además, aquí hay una isla a la que cuando baja la marea se puede acceder andando, así que si llegas en el momento indicado del día puedes hacer este recorrido tú mismo.

 

De Lekeitio pusimos viaje de vuelta a nuestra zona. Insisití en volver a intentarlo en Zumaia, pues era mi rincón favorito del País Vasco, así que como ya era más tarde, lo volvimos a intentar, teniendo suerte de aparcar en el pueblo. De aquí nos fuimos a paso muy rápido a la Playa Itzurun, pues estaba a punto de ponerse el sol y queríamos ver los flysch.

La sorpresa nos la llevamos al llegar a la playa, pues además de los imponentes flysch, nos encontramos con uno de los atardeceres más bonitos que he visto nunca. Fue el broche final perfecto para este día, disfrutamos un montón viendo atardecer y conociendo de cerca los flysch, un elemento geológico de importancia mundial, pues nos da información sobre más de 30 millones de años de historia de la Tierra.

 

Día 4: Turno de Bilbao

El último día completo en el País Vasco nos fuimos a conocer Bilbao, una de las ciudades más importantes y famosas de la zona. Dejamos el coche en un parking subterráneo del centro (que para los precios de la ciudad nos resultó bastante asequible) y comenzamos a pasear por su casco antiguo, entrando antes a su Oficina de Turismo de la Plaza Circular, que se localiza en un edificio impresionante.

Tras la necesaria parada de pintxos continuamos recorriendo la ciudad hasta llegar a la otra punta, donde está el nuevo estadio de fútbol San Mamés (si no eres aficionado esta parada no es necesaria, pero los futboleros seguro que quieren ver aunque sea por fuera este gran campo).

Después de comer, llegamos al edificio estrella de Bilbao: el Museo del Guggenheim. Aunque me hubiera gustado, no lo visitamos por dentro, pues para eso hacen falta unas cuantas horas para verlo con calma y no era el caso. Pero sin duda merece la pena visitarlo aunque sea por fuera, tanto por el edificio en sí como por sus famosos monumentos: la gigante araña Mamá y el gran perro formado por flores: Puppy.

Del Guggenheim fuimos regresando tranquilamente al coche para llegar a Tolosa y dar una última vuelta por el pueblo.

 

Día 5: Vuelta a casa

Tras haber hecho las maletas y recogido el piso, comenzamos el viaje de vuelta, eso sí, en el que aprovechamos para visitar otra parte del País Vasco: la Rioja Alavesa. Primero paramos en los exteriores de la Bodega Ysios, cuyo impresionante edificio fue diseñado por Santiago Calatrava.

La siguiente parada en la Rioja Alavesa fue en Laguardia, que se incluye dentro de la asociación Los pueblos más bonitos de España (y con razón).
Luego paramos en Elciego para vislumbrar la Bodega Marqués de Riscal, diseñada por Frank Gehry, el mismo arquitecto del Museo del Guggenheim. Desde ahí ya dijimos adiós al País Vasco, una tierra que me encantaría volver a visitar para conocer aquellos puntos en los que aún no he estado y repetir en esos rincones que me han enamorado.

Booking.com  

Artículos relacionados

10 thoughts on “Ruta en coche por el País Vasco: itinerario de 5 días

  1. Menos mal que volvisteis al atardecer a ver los flysch, de lo contrario os habríais perdido esa hermosa imagen del atardecer. Realmente impresionante, como el castillo de Brutón.

    No está nada mal todo lo que has podido ver en esos días y asombroso el día cero. Si es que al que madruga…

    • Pues sí, y mira que fue casualidad, no nos esperábamos ese espectáculo. Claro que sí, en los viajes hay que madrugar y aprovechar los días al máximo 😉

      ¡Un abrazo!
      Eva

  2. Bonita ruta, me ha encantado el castillo de Brutón, no sabía de su existencia. Y esos arenales de los que habláis son una pasada, geniales para pasear porque la pena es que el clima no sea siempre tan bueno como para disfrutar allí de la playa.

    • Nosotros fuimos concienciados de que es una zona en la que la lluvia es lo común y disfrutamos de sol la mayoría de los días, ¡tuvimos mucha suerte!

      ¡Un saludo!
      Eva

  3. Por suerte conocemos muy bien San Sabastián y Bilbao porque tenemos amigos repartidos por allí. Pero aún no conocemos «Rocadragón». En septiembre esperamos escaparnos por fin, también gracias a unos amigos que se casan. Nos apuntaremos vuestras indicaciones. Gracias!!

    • Espero que os guste San Juan de Gaztelugatxe y el resto de rincones del País Vasco que todavía no conocéis. La verdad es que es una tierra con mucho por ver.

      ¡Un saludo!
      Eva

  4. Muchas gracias. Nosotros vamos en julio de vacaciones y me han resultado muy interesantes tus indicaciones.

  5. Buenas!!! Me ha gustado mucho el itinerario de tu ruta, si no es mucha indiscreción, donde dormiais porque me gustaria hacerla en agosto y por saberlo, somos 2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.