post

Viaje a Edimburgo y las Highlands: itinerario de 4 días

Escocia es una región que destaca tanto por su maravillosa naturaleza como por su interesante historia y su precioso patrimonio. En una viaje a esta zona hay dos lugares imprescindibles: Edimburgo y las Highlands. En este artículo, te detallo cómo fue nuestro itinerario de 4 días en este lugar para que te ayude a organizarte tu propio viaje.

Día 1: explorando edimburgo

El primer día llegamos bastante pronto a la ciudad, por lo que tuvimos tiempo de sobra para una primera toma de contacto. Desde el aeropuerto cogimos el tranvía que va hasta el centro de la ciudad en alrededor de media hora. Lo mejor es coger el ticket de ida y vuelta, ya que te permite utilizar la vuelta cualquier otro día y cuesta £8.5 frente a las £5.5 del solo ida.

Lo primer que hicimos en Edimburgo para coger fuerzas fue tomarnos un buen desayuno (aunque el café en esta ciudad deja bastante que desear). Después, dejamos las cosas en nuestro apartamento y nos dispusimos a dar una primera vuelta, comenzando por el antiguo cementerio de The Parish Church of St Chubert (no es que estuviéramos deseando ver un cementerio, pero nos lo encontramos por casualidad y nos llamó mucho la atención).

Continuamos andando por los jardines de Princess Street, la barrera entre el Old Town (el casco antiguo) y el New Town (la parte nueva). Llegamos hasta la oficina de turismo que se ubica junto a The Balmoral, el hotel más lujoso de Edimburgo, para pedir un poco de información.

Para terminar la mañana, subimos a Calton Hill, una parada imprescindible en Edimburgo, pues desde aquí se tienen las vistas más bonitas de la ciudad. Después de comer, ya nos dirigimos al centro histórico y su famosa Royal Mile, la arteria principal de Edimburgo, que mide una milla náutica (de ahí su nombre) y comunica el Castillo con el Palacio de Holyrood. Aquí pasamos toda la tarde y noche (en enero anochece sobre las cuatro).

 

Día 2: conociendo edimburgo a fondo

No conoces realmente un lugar si no aprendes un poco de su historia. Por eso, el segundo día lo empezamos realizando un tour por toda la ciudad en el que nos explicaron los orígenes de esta, nos hablaron de sus personajes más célebres y visitamos los lugares más destacados, como el Castillo (al que no llegamos a entrar en todo el viaje), la Royal Mile, el Cementerio Greyfiars, la plaza Grassmarket…

Hicimos una pequeña parada para comer algo en Oink, un local donde preparan bocadillos con carne desilachada de cerdo que están de lo más deliciosos. Por la tarde visitamos la ciudad subterránea de Edimburgo, donde se localiza el famoso Mary King’s Close. Entrar aquí cuesta £15.50 (es visita guiada) y hay guías en español. Es una visita de lo más curiosa e interesante, consigue transportarte en el tiempo.

Por la tarde fuimos al Parlamento de Escocia, pues se puede entrar a la cámara de debate y escuchar en directo a los diferentes políticos debatir sobre diferentes temas. Para terminar el día, continuamos descubriendo el lado más misterioso de Edimburgo con el Tour de los Fantasmas, con el que conocimos la historia más negra de la ciudad: la quema de brujas, el robo de cadáveres, los lugares malditos…

 

Día 3: en busca de Nessie

Este es el día en el que salimos de excursión a conocer las Highlands o Tierras Altas. Esta zona de Escocia guarda una impresionante naturaleza: lagos gigantes, montañas nevadas, animales pastando tranquilamente… Además, la historia que aquí se desarrolló es de lo más interesante, pues aquí vivieron los clanes escoceses, que estuvieron en  lucha contra los ingleses.

La carretera que discurre por toda esta zona es bastante estrecha, con curvas y de un solo carril para cada sentido. Pese a esto, la velocidad máxima está en torno a unos 80-90 km/h y se debe ir más o menos a esa velocidad para no provocar atascos. ¡Eso añadido a que el volante está en la derecha y se va por el carril izquierdo!

La parada fuerte la hicimos en el Lago Ness, uno de los lagos más famosos del mundo por razones claras: se dice que aquí habita un gigante monstruo capaz de devorar personas: Nessie. Aunque lo estuve buscando un buen rato, al menos yo no lo vi, pero el lago nevado estaba precioso.

Pese a que en las Highlands bien se podría estar una semana para recorrerlas bien, si al igual que nosotros no tienes tiempo, este tipo de excursiones me parecen una buena toma de contacto para ver algo más que la ciudad y que te pique el gusanillo por Escocia.

 

Día 4: último día completo

Este cuarto y último día en Edimburgo lo empezamos visitando Museum Context, un edificio ubicado en Victoria Street 40 que está dedicado al completo al mundo de Harry Potter. Es sobre todo una tienda, pero en su última planta tiene algunos rincones muy chulos para hacer fotos al más puro estilo Harry Potter.

Después fuimos al Museo Nacional de Escocia, que es completamente gratis. Es un museo muy grande y completo, ideal si venís aquí con niños, pues tiene un montón de partes para interactuar. Aquí puedes pasarte perfectamente tres horas para poder verlo entero.

Este día para comer fuimos a The Standing Order, un restaurante que está emplazado en un antiguo banco, por lo que es un edificio muy original. Está en George Street 62. Puedes pedir tanto acercándote a la barra como descargándote su app y realizando a través de ella el pedido: tú indicas el número de mesa y, una vez pagado, te traerán la comida.

Por la tarde visitamos otro museo gratuito: la Galería Nacional de Escocia. Aunque no es de gran tamaño aquí hay obras de mucho valor, como Vieja friendo huevos fritos, de Velázquez (los británicos se la robaron a España y allí se quedó), y algunos cuadros de Monet y Vicent Van Gogh, entre muchos otros.

Tras una vuelta más por el casco histórico, decidimos tomarnos nuestro último trago en The Last Drop (que significa precisamente eso, el último trago), bar al que antiguamente llevaban a los sentenciados a la horca a que se tomaran su última copa, eso sí, pagada por el ayuntamiento.

Al día siguiente bien temprano cogimos de nuevo el tranvía al aeropuerto para volver a casa. Cuatro días son una buena cifra para ver Edimburgo y hacerse una idea de la cultura y paisajes de Escocia, pero sin duda hay que volver para conocerla mucho más a fondo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.