Cinco curiosidades de Praga

por Externo

Praga es, sin duda, una de las ciudades más fascinantes de Centroeuropa. Si ya has estado, habrás caído cautivado por su belleza y sus misterios ocultos. Y si no has estado, ¿a qué esperas? Aquí vamos a descubrirte algunas pistas de Praga: curiosidades, datos y leyendas que harán que veas esta ciudad, capital de la República Checa, como lo que es: una caja llena de sorpresas.

Antes de nada, algunos datos básicos. Praga es la capital de República Checa. Supera los 1,3 millones de habitantes y está dividida por un río, el Moldava, que le da gran parte de su identidad. No en vano, uno de los lugares más visitados de Praga es el Puente de Carlos.

Ten en cuenta que República Checa no ha adoptado el euro, por lo que dispone de divisa propia. Se trata de la corona checa, cuyo cambio oficial ronda los 0,04 euros. Es decir, la paridad inversa es de unas 25 coronas checas por cada euro.

El casco histórico de Praga es, sin duda, el motivo por el que cada año visitan la ciudad tantos turistas. Fue declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad en 1992 e incluye monumentos tan reconocibles como el mencionado Puente de Carlos, el Castillo, el barrio judío, la Catedral de San Vito, la plaza de la Ciudad Vieja o el famoso reloj astronómico.

 

Una de las ciudades más visitadas del mundo

Todos estos atractivos explican por qué Praga es una de las diez ciudades europeas más visitadas por turistas de todo el mundo. Más de seis millones de personas viajan cada año para conocer la ciudad, que no es sólo la capital de República Checa, sino también de la región (y antiguo Reino) de Bohemia.

 

Dos nobles por la ventana y los Rolling Stones

Praga fue fundada en el siglo IX. Sin duda, uno de los momentos más importantes de su historia es la llamada «Defenestración de Praga». Ocurrió porque, durante varios siglos, Praga estuvo dominada por la dinastía de los Habsburgo, y quedó limitada a ser una mera provincia austriaca. Sin embargo, la elección de Fernando II, de religión católica, como rey de Bohemia, colmó la paciencia de los praguenses. Cuando el nuevo rey envió a dos emisarios a la ciudad, estos fueron capturados y arrojados por una ventana del castillo, lo que provocó la Guerra de los Treinta Años. Es una de las muchas curiosidades del Castillo, el más grande del mundo y cuya iluminación pagaron en 1989… los Rolling Stones.

 

Los números mágicos del Puente de Carlos

El Puente de Carlos es el más viejo de Praga, y une la Ciudad Vieja con la Nueva cruzando el río Moldava. Empezó a construirse en 1357, bajo el reinado de Carlos IV, y en su día era la única forma de cruzar el río. Tiene una longitud de 516 metros y casi 10 metros de ancho. El puente lo soportan 16 arcos y lo protegen tres torres. La que está situada en el extremo de la Ciudad Vieja está considerada por muchos arquitectos como uno de los mejores ejemplos de arquitectura gótica en el mundo. Hay además 30 estatuas que «vigilan» el puente, del año 1700 y por tanto, de estilo barroco.

Pero el puente esconde números más curiosos todavía. Según astrólogos y numerólogos, Carlos IV puso la primera piedra a las 5:31h del 9 de julio de 1357. Puesta al revés, la cifra da una secuencia capicúa (135797531), que es idéntica a la que está grabada en la torre de la Ciudad Vieja.

 

Los estrenos de Mozart

La ciudad conoció su época de gran esplendor entre los siglos XVIII y XIX. Fueron unos siglos de gran pujanza económica, lo que atrajo a las élites aristócratas europeas, y también a la cultura. Por ejemplo, Mozart compuso y estrenó aquí alguna de sus óperas más celebradas, como Don Giovanni.

De esa época datan también muchos de sus edificios más populares, de estilo Barroco. En el siglo XIX quedó integrada en el Imperio Austrohúngaro, pero se mantuvo como gran centro del nacionalismo checo.

 

Testigo privilegiado del siglo XX y un bombardeo no aclarado

Ya te hemos contado cómo los episodios de Praga fueron el detonante inmediato de la Guerra de los Treinta Años. Siglos después, Praga sufrió como pocas las dos guerras mundiales. Como resultado de la primera se constituyó Checoslovaquia, uno de los estados que surgió del desmembrado Imperio Austrohúngaro. La Segunda Guerra Mundial tuvo consecuencias aún más dramáticas. Praga fue ocupada por Alemania entre 1939 y 1945. La ciudad fue testigo de lo peor de la persecución de Adolf Hitler y los nazis contra los judíos. Muchos fueron capturados y enviados a campos de concentración, donde fueron asesinados.

Praga tampoco tuvo suerte con la liberación, puesto que fue bombardeada por Estados Unidos. Nunca quedó lo suficientemente claro si fue un bombardeo intencionado o un error fruto de la confusión con la ciudad alemana de Dresde, como alegaron los norteamericanos.

Tras la liberación, Praga se integró en el bloque comunista bajo la protección de la URSS y el Pacto de Varsovia, que reprimió duramente el intento de reforma de la Primavera de Praga, en 1968.

Podríamos seguir contando leyendas y curiosidades sobre Praga. Por ejemplo, sobre su Edificio Danzante, homenaje de Frank Gehry a la democracia, a Ginger Rogers y a Fred Astaire; o sobre las leyendas de su bellísimo reloj astronómico; o los sonidos extraños que su habitante más ilustre, Franz Kafka, decía oír. Pero lo mejor es que visites esta increíble ciudad y seas tú quien descubras estas y otras leyendas increíbles.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.