Knaresborough: uno de los pueblos más bonitos de Inglaterra

En mi último viaje por el norte de Inglaterra, uno de los lugares que más me han sorprendido ha sido Knaresborough. Detrás de ese complicado nombre, se esconde un pueblecito con mucho encanto y unas estampas de postal. En este artículo, te cuento qué ver en Knaresborough, uno de los pueblos más bonito que he visto en Inglaterra.

Qué ver en Knaresborough

Entre los lugares que ver en Knaresborough, en North Yorkshire, destacan los siguientes. Aunque parezcan bastantes, es un pueblo pequeñito, por lo que en un día se pueden ver prácticamente todos:

Paseo junto al río

Si como nosotros, aparcas en este parking, te recomiendo que aproveches para dirigirte hacia el paseo que hay junto al río. Es una zona natural preciosa y con mucha calma, en la que caminas junto al río Nidd que, al menos cuando nosotros estuvimos, bajaba muy tranquilo.

Viaducto

El punto más impresionante de Knaresborough es su viaducto. Este fue inaugurado en 1851 para conectar la población con Harrogate y, a día de hoy, los trenes siguen pasando sobre él. Desde el parking anterior, camina por la calle Waterside, que avanza pegada a la roca de la colina y, poco a poco, irás viendo la preciosa postal del viaducto sobre el río. Bajo él, es posible alquilar una barquita de remos.

Estación de tren

De camino al centro de la población, probablemente tengas que atravesar un pequeño túnel para cruzar las vías del tren. Cuando lo hagas, echa la vista atrás para ver la pequeña y bonita estación de tren de Knaresborough. Esta data de la misma época que el viaducto.

Market Place

Podríamos decir que el centro de Knaresborough es Market Place. Esta es la plaza en la que los miércoles de 07:30 a 15:00 se monta el mercado. En ella, hay algunos comercios singulares, como la cafetería Lavender Tea Rooms & Cofee Lounge, que está sobre la que era la farmacia más antigua de Gran Bretaña, abierta en 1720.

Las ventanas de Knaresborough

Sé que resulta raro decir que una de las cosas que ver en un pueblo son sus ventanas, pero, en el caso de Knaresborough, tiene su explicación. Y es que en algunos edificios del centro de la población hay ventanas creadas en forma de trampantojos por las que curiosos personajes parecen asomarse.

Castillo

Para llegar al castillo tendrás que subir unas cuantas cuestas, pero merecerá la pena. Desde su localización, se tienen unas vistas preciosas tanto del viaducto como del río y su entorno. En cuanto a la fortaleza en sí, la mayor parte de los restos que se conservan en la actualidad son del castillo medieval, construido en el s XIV.

Para conocer en profundidad el castillo y el tribunal (Courthouse) puedes acceder pagando una entrada que cuesta £3.80. Normalmente, el horario de apertura es de miércoles a domingo de 10:00 a 14:00 (pero los exteriores, desde donde están las vistas, están abiertos todo el día y son gratuitos).

Bebra Gardens

Puedes bajar del castillo atravesando los jardines de Bebra, un parque público por el que es una delicia pasear y que comunica directamente con Waterside, la zona donde os he indicado que nosotros aparcamos. Su nombre se debe a que Knaresborough está hermanado con un pueblo alemán llamado Bebra.

Mother Shipton’s Cave y Petrifying Well

Este es el único sitio de los que os hablo que no tuvimos tiempo de conocer, ya que solo estuvimos una tarde en Knaresborough. Se trata de una cueva junto al río en la que se dice que nació la Madre Shipton, una profeta del s. XV que predijo varios eventos históricos.

Además, aquí se encuentra el «manantial petrificador» o Petrifying Well, llamado así porque el agua que cae es capaz de petrificar objetos. Está considerada la primera atracción turística de Inglaterra, ya que recibe visitantes desde 1630. Las entradas van desde las £9.50 para una persona hasta los £33 para un coche de cinco personas con parking. Abre todos los días de 10:00 a 16:30 y se recomienda reservar con antelación.

Cómo ir a Knaresborough

Como podrás imaginar, una de las opciones para llegar a Knaresborough es hacerlo en coche. No obstante, dependiendo del lugar en el que te encuentres, también hay opciones de ir en transporte público. Puedes ir a Knaresborough desde York, que está a 28 km, en tren. El trayecto dura media hora y el viaje de ida y vuelta cuesta £8.90 en temporada baja.

También puedes ir en tren desde Leeds, cuyo trayecto dura 45 minutos. Y desde Harrogate, que está muy cerca, el viaje apenas dura 8 minutos. Asimismo, haciendo transbordo en Leeds, también se puede ir desde Manchester (dos horas) y desde Liverpool (tres horas). Puedes consultar los horarios e incluso comprar los billetes a través de la web de Northern Trains.

Dónde dormir en Knaresborough

Si quieres dormir en Knaresborough para disfrutar del encanto y la calma del lugar, hay varios alojamientos entre los que puedes optar. Uno de los más céntricos es Newton House, localizado en un edificio de 300 años de antigüedad. Otra opción es The Knaresborough Inn. Puedes ver el resto de alojamientos disponibles a través de este enlace.

Espero que este artículo sobre qué ver en Knaresborough os haya gustado y os haya animado a conocer esta preciosa población. En los siguientes artículos tenéis más información sobre otros lugares del norte de Inglaterra.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.