Qué ver en York: itinerario de un día

por Eva

York es una de las ciudades más bonitas de Inglaterra. Su larga historia, cuyo origen se remonta a los romanos, las leyendas de fantasmas que la rodean y su preciosa arquitectura medieval, la convierten en un imprescindible del norte del país. En este artículo, te cuento cuál fue nuestro itinerario para que sepas qué ver en York en un día. Además, te recomiendo otros lugares cercanos a York que merece la pena visitar.

1. Entre ruinas y fantasmas

York es una ciudad considerablemente pequeña, por lo que, aunque, por supuesto, en más días se podría conocer mejor, en un día puedes ver los principales atractivos de la ciudad e incluso visitar algunos lugares cercanos. La primera parte del día, antes de comer, comenzamos visitando St. Mary’s Abbey, las ruinas de una bonita abadía que se encuentra en los Museum Gardens.

Este jardín es ideal para dar un paseo entre flores y árboles mientras se conoce una parte del patrimonio de York. Además de la abadía, hay otros vestigios históricos, como restos de la antigua muralla romana de la ciudad o The Anglian Tower, una torre medieval construida sobre este muro.

Desde este jardín vamos a la catedral, York Minster, un impresionante templo gótico lleno de detalles. Te recomiendo que lo rodees para admirar su grandeza y ver lugares interesantes que hay junto a esta, como Treasurer’s House, una preciosa vivienda en la que vivía el tesorero de la catedral de York (y que, como muchas otras partes de la ciudad, guarda algunas historias de fantasmas).

Continuamos por la calle Stonegate para conocer el casco antiguo de York y después caminamos hasta Clifford’s Tower, una curiosa torre construida sobre una pequeña colmena que es a día de hoy los restos de mayor tamaño del castillo de York.

Volvemos hacia el casco antiguo para recorrer Shambles Market y adentrarnos en la calle más famosa de la ciudad: The Shambles. Aunque no está confirmado, se dice que esta calle inspiró al Callejón Diagón, de la saga Harry Potter. Sea o no cierto, se trata de una calle medieval con mucho encanto donde encontramos establecimientos muy curiosos, como una tienda de fantasmas a la que no le falta clientela, pues para entrar hay que guardar hasta 3 horas de cola.

Salimos de The Shambles que, aunque es muy bonito, suele estar abarrotado de gente y puede resultar un poco agobiante, y caminamos unos metros para admirar la calle más corta de York y, sin embargo, con un nombre de lo más curioso: Whip-Ma-Whop-Ma-Gate.

2. Despedida desde la muralla

Llega la hora de comer. Nosotros lo hicimos en The Punch Bowl’s, un pub que está en la calle Stonegate y que es un local que cuenta con siglos de historia y, según indican en la entrada, tres fantasmas. La comida está bastante bien, los precios son adecuados y se pide a través del móvil.

Después de comer, terminamos nuestra visita a York dirigiéndonos a sus murallas. Estas datan de los s. XIII-XIV y recorren una distancia de 3.4 km. Es posible subir y pasear por ellas mediante las distintas escaleras que tiene (nosotros subimos por las que hay junto al puente Lendal). Desde ellas se tienen unas vistas únicas de la ciudad, por lo que te recomiendo que no dejes de visitarlas. Además, tiene puertas de acceso espectaculares, como Micklegate Bar.

3. Un pueblo de postal

Nuestro día en York y alrededores no termina aquí. Tras recoger el coche del parking Poppleton Bar Park & Ride, conducimos unos 29 km para llegar hasta Knaresborough, una pequeña y tranquila población que me dejó con la boca abierta por su encanto. Aprovechamos que aparcamos en el parking llamado Waterside para dar un paseo junto al río. Aunque a nosotros no nos dio tiempo a ir, otro punto verde bastante popular es Mother Shipton’s Cave.

Después, caminamos hasta su punto más espectacular, un viaducto victoriano por el que aún en la actualidad siguen pasando los trenes. Bajo este se encuentra el río Nidd, en el que puedes alquilar un barquito para dar un paseo por él. Desde aquí, vamos hacia el centro de la población caminando por las tranquilas calles y poco a poco subimos hasta el castillo, desde donde también hay muy buenas vistas. Volvemos al parking bajando por los Bebra Gardens.

4. La guinda del pastel

Para ponerle la guinda a este completo día en York y alrededores, vamos hasta Harrogate, que está a apenas unos 13 km de Knaresborough. Como ya era tarde, nosotros nos limitamos a visitar su centro, donde se encuentra el barrio de Montpellier. Si tienes más tiempo, puedes conocer algunas de las grandes zonas verdes de la ciudad, como Valley Gardens o Harlow Carr, un jardín botánico ubicado en las afueras.

Espero que este artículo con información sobre qué ver en York en un día, así como sobre algunos puntos de los alrededores que merece la pena conocer, te haya resultado de utilidad. Aquí te dejo algunos enlaces de reserva que pueden venirte bien a la hora de organizar tu viaje. Son enlaces de afiliación, por lo que empleándolos encontrarás los mismos precios que si accedes directamente a las plataformas (menos en el caso del descuento), pero estarás ayudando al mantenimiento de este blog:

Hoteles a través de Booking
Excursiones, entradas y visitas guiadas en español a través de Civitatis
5% de descuento en tu seguro de viajes IATI
Cambia euros a libras y recíbelas en casa en 24/48 horas con Exact Change
Compara y reserva vuelos a través de Skyscanner

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.