Ruta de 4 días por Segovia y Ávila

por Eva

Segovia y Ávila son dos históricas ciudades de Castilla y León que se pueden combinar en un solo viaje, pasando por otros puntos interesantes de las provincias. En este artículo, te muestro nuestro itinerario de cuatro días y tres noches por Segovia y Ávila.

Día 1. De Valencia a Segovia

Las primeras dos noches dormimos en la ciudad de Segovia. Nosotros salimos desde Valencia y, antes de entrar a Castilla y León, nos desviamos un poco para pasar por Chinchón, un pueblo madrileño cuya Plaza Mayor poco difiere de cómo era en el s. XV.

Ya en la provincia de Segovia, paramos en Pedraza, que forma parte de Los pueblos más bonitos de España. Esta villa medieval apenas tiene 150 habitantes. Es un gusto pasear por sus tranquilas calles y admirar la belleza de sus antiguas casas. Además, cuando nosotros fuimos, en mayo, estaba llena de cigüeñas, e incluso pudimos ver crías. En este viaje, quisimos combinar turismo cultural con cervecero. Por eso, antes de finalmente llegar a Segovia ciudad, hicimos una parada en la fábrica de cerveza artesana Octavo Arte.

Soportales de Pedraza, Ávila

Nosotros nos alojamos en el Hotel Real, que está muy céntrico, a dos pasos de la catedral, y cuenta tanto con habitaciones como con apartamentos. Una vez llegamos y nos acomodamos, dimos un primer paseo para al fin admirar el acueducto y las calles del casco antiguo. Desconociendo la longitud total del acueducto, acabamos la noche siguiéndolo hasta el final. Resulta que el acueducto tiene nada menos que 813 metros de longitud, después sigue de manera subterránea.

Día 2. Un paseo por la historia de Segovia

La mañana del segundo día la dedicamos a conocer al Alcázar de Segovia, una impresionante fortaleza que incluso se dice que sirvió de inspiración a Walt Disney para diseñar el castillo de Blancanieves. La entrada para visitar su interior cuesta 6€, 9€ si también quieres subir a la Torre de Juan II.

Una vez vimos el interior del alcázar, queríamos admirar su exterior. Para ello, fuimos al Mirador del Alcázar y los dos Valles. Para llegar hasta él, tienes que ir hasta la Puerta de Arévalo, que está pasando el Santuario de Nuestra Señora de la Fuencisla. Al lado del arco, verás un pequeño puente que cruza el río. Al pasarlo, ya encontrarás indicaciones para subir al mirador. La subida merece totalmente la pena, las vistas al alcázar son fantásticas.

Antes de comer, visitamos otra fábrica de cerveza artesana de la zona: la Cerveza San Frutos. Una vez comimos, conocimos tranquilamente el casco histórico de Segovia. Pasamos por la Plaza Mayor, la Catedral, el barrio judío, la Iglesia de San Martín, el Palacio de Cascales, etc. También entramos a la Casa-Museo de Antonio Machado, lugar donde el poeta estuvo viviendo entre 1919 y 1932. La entrada cuesta 2.5€ e incluye audioguía.

Más tarde, pasamos por la polémica escultura de El Diablillo del Acueducto, una obra que se instaló en 2019 y por la que 12.500 vecinos de Segovia firmaron para retirarla, aunque finalmente parece que se queda. Para hacer unas fotos y disfrutar de unas buenas vistas del acueducto, nos dirigimos al Postigo del Consuelo.

Día 3. Cambio de provincia

El tercer día cambiamos de provincia, no sin antes exprimir al máximo nuestro tiempo en Segovia. En primer lugar fuimos a la Granja de San Idelfonso, donde paseamos por los espectaculares jardines del palacio. Nosotros decidimos no visitar su interior, pero si lo queréis hacer, la entrada cuesta 9€ (y no está permitido realizar fotografías en el interior).

Después, nos dirigimos hasta el Castillo de Coca, una impresionante fortificación construida en el s. XV de estilo gótico-mudéjar. Para terminar en Segovia provincia, paramos a comer y a visitar Arévalo, donde destacan la Plaza de la Villa y el Castillo.

Por la tarde llegamos a Ávila ciudad, nuestra última parada del viaje. Esa tarde la dedicamos a conocer el casco antiguo de la ciudad, sin dejarnos por supuesto la Plaza del Mercado Chico y la Catedral, entre otros puntos de interés.

Día 4. Despedida desde las murallas

Sin duda, la parte más famosa de Ávila es su muralla, que protege la ciudad desde el s. XII. Esta última mañana de viaje, la invertimos en recorrerlas por su parte de arriba, por la parte conocida como el adarve. La entrada para hacer este paseo cuesta 5€ y se recorren 1.7 km. Desde encima, se tienen unas vistas privilegiadas de distintas partes de la ciudad.

Para terminar, antes de irnos, hicimos una parada en el Mirador de los Cuatro Postes, desde el que se puede disfrutar de unas vistas maravillosas de la muralla de Ávila y la ciudad en sí. Ya desde ahí, nosotros emprendimos el camino de vuelta, parando en Tarancón (Cuenca) para comer.

Espero que este artículo te haya servido de ayuda e inspiración para organizar tu propia ruta por las provincias de Segovia y Ávila. Aquí te dejo algunos enlaces de reserva que te pueden venir bien. Son enlaces de afiliación. Esto significa que, usándolos, pagarás lo mismo que si entras directamente a la web, pero estarás ayudando al mantenimiento de este blog:

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.