Un día en Ronda y Setenil de las Bodegas + pueblo pitufo

por Eva

Ronda y Setenil de las Bodegas son dos pueblos andaluces que están muy cerca entre sí, aunque cada uno pertenece a una provincia distinta. Son dos poblaciones realmente bonitas que se pueden ver bastante bien en un día. En este artículo, te hablo del itinerario que hicimos nosotros por estas dos poblaciones y de un pueblecito que visitamos al día siguiente conocido como el pueblo pitufo, ya que está todo pintado de azul.

Ronda pertenece a la provincia de Málaga y es una población con más de 33.000 habitantes. Su punto más famoso es el Puente Nuevo, que une las dos partes de la ciudad. Sin embargo, allí descubrimos que Ronda es mucho más y tiene bastantes rincones bonitos. Nosotros llegamos por la mañana, siguiendo nuestra ruta de 12 días por Andalucía y el Algarve, y nos fuimos a la mañana siguiente. Nos alojamos en el Hotel Don Miguel, que está al lado del famoso puente, totalmente céntrico.

 

1. Itinerario por Ronda y Setenil de las Bodegas

Tras dejar las maletas, dar una pequeña vuelta y comer, bajamos hacia los Baños Árabes (entrada de 3.5€), pasando por los Jardines de Cuenca, que tiene buenas vistas al desfiladero. Estos baños están bien conservados y tienen una sala realmente bonita, aunque se ven bastante rápido. Desafortunadamente, por desconocimiento, no entramos a visitar la Casa del Rey Moro, que cuenta con una Mina de Agua de la época nazarí, y que a posteriori hemos visto que es una visita realmente interesante, por lo que os recomendamos que la tengáis en cuenta (la entrada general cuesta 7€).

Tras esta visita cogimos el coche para dirigirnos a Setenil de la Bodega, pero antes paramos en el Mirador del Puente Nuevo de Ronda, puedes encontrar su ubicación en Google Maps. Aquí dejas el coche y subes un pequeño caminito que te lleva a un mirador con unas vistas muy chulas del Puente Nuevo, es sin duda la imagen más popular de Ronda.

De ahí llegamos a Setenil de las Bodegas, que está a solo 18 km de Ronda, pero ya pertenece a la provincia de Cádiz. Setenil forma parte de Los pueblos más bonitos de España, y razones no le faltan. Comenzamos recorriendo sus dos calles más características: la calle Cuevas de la Sombra y la calle Cuevas del Sol. Ambas calles, una frente a la otra, están ‘incrustadas’ dentro de la propia colina, debajo de grandes rocas de las que cuelgan enredaderas.

No te quedes solo con estas dos calles, te recomendamos que callejees por las calles que llevan hasta el Castillo. En ellas te encontraras con rincones preciosos, como uno en el que unos azulejos dicen ‘Bésame en este rincón’ (en la calle Herrerías) u otro en el que pone ‘Una flor. Una mujer’, acompañado de varias macetas con flores (tras unas escaleras que salen de la calle Vega), así como la Plaza de Andalucía.

Para terminar la tarde, volvimos a Ronda y paseamos por su casco antiguo, al lado contrario de la Plaza España. Nos encantó pasear por estas calles ya que se ven muchas casas señoriales y palacios realmente bonitos. También destacan la Iglesia de Santa María la Mayor, la Plaza Duquesa de Parcent (en la que se encuentra el ayuntamiento) y el Homenaje de Ronda a los Viajeros Románticos, unos azulejos que se encuentran nada más cruzar el puente y en los que se pueden leer lo que grandes viajeros románticos escribieron sobre Ronda. Vosotros podéis reestructurar este día y ver primero Ronda al completo y luego Setenil de las Bodegas, o viceversa.

 

2. Visita a Júzcar, el pueblo pitufo

Al día siguiente, antes de irnos de la zona, fuimos a visitar Júzcar, que está a 24 kilómetros de Ronda. Este pueblo se caracteriza porque está todo pintado de azul, lo que contrasta con el color blanco de todas las poblaciones de alrededor. Este se da porque, en 2011, este fue el lugar elegido para estrenar a nivel mundial la película de Los Pitufos. Por ello, todas las casas se pintaron de azul y se colocaron varias figuras de pitufos por las calles.

Desde entonces, visto el gran impacto turístico que tuvo este hecho, el pueblo se mantiene de color azul. Antes se le llamaba el pueblo pitufo, pero, por problemas de derechos, ha pasado a llamarse la Aldea Azul, y ya no es posible encontrar tantas referencias a los Pitufos, aunque nosotros vimos una figura gigante y varias fachadas pintadas con temas relacionados con estos simpáticos personajes.

Es un pueblo pequeño y que se ve rápido, como os digo, lo más destacado es que es todo de color azul. Por ello, si estás por la zona sí que puede ser una parada interesante, pero tampoco recomendaría venir aposta desde muy lejos para verlo (aunque estando tan cerca Ronda y Setenil de las Bodegas, ya tienes una buena escusa para hacer una escapada por aquí).

 

3. Consejos para visitar la zona

Ten en cuenta que estos tres pueblos tienen bastantes cuestas, así como algunas calles empedradas, así que lo mejor es llevar un calzado cómodo para aguantar todo el día sin problemas. En verano, en las horas centrales hace bastante el calor, si decides seguir explorando estos lugares durante la parte del día de más calor, hazlo contando con una buena botella de agua fría.

Asimismo, a la hora de comer y cenar, la forma más típica y además barata es irse de tapas. Hay muchos bares que tienen lista de tapas que, acompañadas de una bebida, salen realmente económicas, y además es una forma de probar muchos platos distintos y deliciosos. Nosotros en Ronda cenamos en Cervecería las Campanas, en la Plaza del Socorro, donde hay muchos bares, y nos gustó bastante (además elaboran tapas sin gluten).

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.